Depilación láser: Tipos y recomendaciones

Enlaces patrocinados:

Hay dos tipos de fotodepilación (semánticamente “depilación con luz”), el ya tan conocido método LIP (Luz Intensa Pulsada) y la depilación láser. Es importante aclarar esto, puesto que hay mucha gente que confunde los términos. Si bien ambos tratamientos de depilación se basan en la luz para llegar al folículo (o “raíz” del cabello), las especificidades los mantienen bastante separados.

La depilación láser tiene pocos efectos secundarios, sino ninguno. Si bien el historial médico tiene que ver, no suele haber complicaciones al respecto, tampoco debiera haberlos si el o la paciente se ha comprometido en cumplir los quince días de abstención de sol que se recomiendan enfáticamente antes y después de empezar este tratamiento. Y si bien el proceso es inocuo, indoloro y en realidad bastante sencillo, no contiene una fórmula mágica ni elimina completamente el pelo (aunque ha habido casos), sino que se encarga de reducir la densidad del folículo y con ello el del pelo, pero no es depilación definitiva.

El sistema láser (entre los que encontramos tres tipos: rubí, Alejandrita y Diodo, variando en su longitud de onda) funciona dirigiendo una luz pura, cuyos fotones están perfectamente sincronizados para dirigirse a un punto específico. El color de la luz genera un efecto reacción en el tejido adonde llega, cuyo color absorberá la luz misma, ya que el color de ésta se elige especialmente hacia el tejido de la zona que quieres depilar con láser. Tal exactitud permite no dañar el tejido circundante, pero a la vez le limita, puesto que cada equipo sirve para un tratamiento en particular, para diferentes tratamientos, por ende, se precisan varios equipos, a diferencia del sistema LIP.

El sistema de Luz Intensa Pulsada funciona emitiendo luz mixta, pero no organizada, como el láser, sino que es caótica, como la de un bombillo común. Es menos específica pero más sencilla de usar.

Recomendaciones importantes

No se recomienda utilizar depilación láser en caso de embarazo o lactancia, diabetes, epilepsia, alguna afección de la piel (como herpes o dermatitis) o en caso de que se esté bajo tratamiento dermatológico sobre ácido retinoico.

Más allá de la complejidad operativa del tratamiento, para el paciente es muy sencilla la preparación, lo único que se le solicita es que evite el sol durante quince días (o un mes) antes de la aplicación, y que la zona en cuestión llegue rasurada y la más limpia posible al día del tratamiento. Luego de la misma, sólo hay que evitar el sol tres días y aplicar las cremas pertinentes.

Depilación láser: Tipos y recomendaciones
  • los términos láser

  • cirugía estética

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Puedes usar these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*