Mitos de la liposucción: Lo que debes saber antes de operarte!

La genética hace propensas a ciertas personas a acumular grasa de forma inesperada en las caderas, abdomen y extremidades. En muchos casos, una alimentación balanceada y el ejercicio no son suficientes para reafirmar estas zonas problema y los depósitos de grasa parecen no ceder. Para resolver esta situación, cada vez más y más personas en el mundo optan por la liposucción, pero a pesar de su popularidad son muchos los vacíos de información, hay una gran cantidad de mitos entretejidos alrededor de este procedimiento.

Básicamente, la liposucción es un técnica quirúrgica que mejora la silueta removiendo el exceso de grasa depositada entre la piel y el músculo. La liposucción involucra el uso de pequeños tubos de acero inoxidable, llamados cánulas, que están conectados a una bomba de succión muy poderosa y que se inserta en la grasa a través de pequeños orificios hechos en la piel. La extracción de la grasa es posible gracias a que la cánula de succión crea pequeños túneles en las capas de grasa. Después de la cirugía, esos pequeños túneles se cierran y resultan en la mejoría de la silueta. Suena simple, pero muchas personas crean expectativas irreales en torno a esta técnica, creando mitos que derivan en intervenciones insatisfactorias. Algunos de estos mitos de la liposucción son:

La liposucción elimina la celulitis

FALSO. La liposucción no elimina la grasa de la celulitis, pues está conectada al tejido cutáneo y no puede ser removida sin causar graves daños a la piel. De hecho, la liposucción puede empeorar el aspecto de la celulitis, pues al eliminar capas de grasa hace los nódulos más visibles.

La liposucción es una técnica para perder peso

Leer más…

Disminuir el tamaño de la nariz sin cirugía

Muchas mujeres no están contentas con el tamaño de su nariz, pero carecen de los recursos o sencillamente no desean someterse a una rinoplastia, sin embargo, existen soluciones temporales como las inyecciones de Radiesse que aseguran rellenar imperfecciones y modelar la nariz. Para aquellas que no desean someterse a intervenciones quirúrgicas o inyecciones de cualquier tipo, queda el maquillaje con el cual es posible disminuir el tamaño de la nariz sin cirugías.

Maquillarse para disminuir el tamaño de una nariz es bastante sencillo, y con algo de práctica, puede ser hecho en sólo minutos. Lo único que necesitarás es una base del mismo color de tu piel, otra más oscura y un par de esponjas para aplicarla. Manos a la obra:

  • Con tu rostro limpio y tonificado, comienza aplicando base sobre todo tu rostro, ésta debe ser de un tono adecuado para tu piel.
  • Escoge una base que sea un tono más oscura que la que usas normalmente y aplícala a los lados de tu nariz (para cubrir una nariz ancha) o en la punta (para maquillar una nariz demasiado larga). Difumínala para que se mezcle con la base que tienes en el rostro para hacerla lucir más natural.
  • Aplica un poco de base un tono más clara que tu tono de piel en el puente de la nariz. Difumina.
  • Aplica polvos traslúcidos a los lados para sellar todo el trabajo.
  • En caso de que desees alinear tu nariz, debes resaltar el puente justo sobre el punto donde termina, no desde la punta. De este modo, la luz de esta zona contrastará con los laterales más oscuros y mates, dando forma a tu nariz.

Recuerda que el punto focal de tu rostro son los ojos, de hecho, está comprobado por estudios psicológicos que la zona que primero ven las personas son los ojos y luego los labios, por lo que deberás complementar tu maquillaje con rimmel y sombras para acentuar tus pestañas y desviar la atención de tu nariz.

 

Inyecciones de colágeno para las líneas de expresión

Cada vez que sonríes, te enojas, hablas o expresas cualquier emoción tu cara se mueve de una forma características, creando surcos y pliegues que a la larga quedarán macados sobre la piel. A este tipo de líneas finas se les conoce como líneas de expresión y muchas de ellas derivan, años más tarde, en arrugas profundas. Para conservar la lozanía de tu cutis y contrarrestar la aparición de estas molestas arrugas existen varios tratamientos en el mercado. Hay quienes optan por las inyecciones de botox, pero éstas tienen la desventaja de hacerte lucir un poco rígida; así que para rellenar de forma natural las líneas de expresión, no hay nada mejor que las inyecciones de colágeno.

El colágeno es una proteína que forma la unión de las capas de la piel. Con el transcurso de los años y por diversos factores (exceso de sol, falta de hidratación, cigarrillo, edad) esta proteína deja de producirse de forma natural y comienzan a aparecer las arrugas y líneas de expresión. El colágeno que se utiliza para rellenar las arrugas proviene de fuentes orgánicas, muy similares a las humanas, por lo que resulta ser una solución más natural para reemplazar el colágeno perdido pues rara vez causa alergias y rechazos. Existen tres tipos de colágeno utilizados para este procedimiento: Zyderm, de origen bovino y mucho más ligero; CosmoDerm y CosmoPlast y Zyplast, un poco más denso e indicado para arrugas profundas.

Las inyecciones de colágeno se realizan con o sin anestesia local. El cirujano o dermatólogo va inyectado suavemente, con agujas muy delgadas, pequeñas gotas de colágeno directamente en las arrugas a tratar, a fin de rellenarlas. El proceso se realiza en varias sesiones, que pueden aumentarse o disminuirse según la evolución y necesidad del paciente. Las inyecciones de colágeno no son permanentes, pues al ser un material natural, éste es reabsorbido por el organismo. Una vez finalizado el tratamiento, los resultados son inmediatos y permanecen por un tiempo que oscila entre 8 a 12 meses, y con algunos retoques éste periodo puede ser alargado.

 

Prótesis de abdominales para hombres

Muchos hombres se esfuerzan para tener unos abdominales definidos y fuertes, el afamado six-pack. En muchas ocasiones los ejercicios abdominales no suelen ser suficientes, sin importar cuan disciplinado o estricto sea el régimen de ejercicios. La verdad es que puede ser muy difícil de eliminar la capa de grasa alrededor de la sección media o desarrollar los músculos de esta zona, sobre todo si es un asunto genético. Sin embargo, hay un arma secreta que muchos hombres han recurrido para obtener el abdomen de sus sueños: las prótesis de abdominales para hombres. 

También conocidos como implantes six-pack, los implantes abdominales son una alternativa a un tipo de liposucción modeladora que proporciona un vientre plano, firme con una mayor definición muscular. El cirujano remueve el exceso de grasa, y luego crea surcos en las capas de grasa que quedan para simular la apariencia de los abdominales tonificados. En cambio, los implantes abdominales se realizan con prótesis diseñadas para imitar el aspecto del six-pack, y pueden proporcionar un aspecto más definido que la liposucción modeladora.

El procedimiento de implante de prótesis abdominales consiste en una incisión en el ombligo, a través del cual el cirujano puede colocar de seis hasta ocho implantes individuales. Los implantes se encuentran por encima de la musculatura real, y están diseñados para ajustarse a los músculos subyacentes y son lo suficientemente flexibles como para moverse con la actividad física, del mismo modo, se sienten naturales al tacto. En muchos casos, la cirugía de implante se acopla con un procedimiento de cirugía estética de abdomen para proporcionar un mejor acceso a los músculos abdominales antes de la inserción de los implantes.

Al igual que con cualquier cirugía, hay algunos riesgos involucrados, similares a los de cualquier intervención quirúrgica estética: efectos secundarios de la anestesia, riesgos de infección, moretones, hinchazón y dolores temporales que desaparecen en una semana después de la cirugía. Sin embargo, estos variarán según cada individuo. Es importante saber que ésta no es una cirugía para perder peso y está orientada a aquellos hombres en su peso ideal que por una u otra causa no consiguen definir sus músculos abdominales. Por esta razón, es importante consultar al cirujano plástico para determinar si se es un candidato ideal para esta intervención.

Mastopexia: cirugía para levantar senos caídos

Con el paso de los años, el embarazo y la lactancia materna, los senos pueden sucumbir a la fuerza de gravedad y lucir poco atractivos. Si bien es cierto que existen en el mercado cremas y tratamientos sin cirugía para mejorar el aspecto y elasticidad de los senos caídos, ninguno de estos tratamientos funciona en realidad. Si el problema es demasiado grave, la única solución es la mastopexia o cirugía para levantar los senos caídos. 

Para saber si eres una candidata ideal para la mastopexia, en primer lugar debes consultar con tu cirujano plástico para determinar si tienes los senos caídos o si sólo requieres de implantes mamarios para mejorar su aspecto; pues estos procedimientos quirúrgicos son diferentes.La cirugía para senos caídos suele conocerse como lifting de senos, esto es porque no se pretende sólo corregir el tamaño de los pechos sino que se recontruye por completo el área.

El procedimiento típico en la cirugía para senos caídos busca elevar el pecho caído, remodelando los senos, mientras sitúa los pezones en una posición más alta, por los que se extirpa el exceso de piel para adaptarlo al volumen mamario que posee la paciente. En algunos casos se inserta una prótesis que añade más volumen, mientras que en otras pacientes sólo se elimina la piel y se elevan los pechos. Si existe un volumen exagerado de pechos, entonces se extirpa el exceso de grasa y tejido mamario para reducirlo. Existen varias técnicas para realizar esta intervención, pero la más común involucra corte en forma de T invertida, de J o de L; por lo que es importante que la paciente conozca que esta cirugía dejará cicatrices visibles en la parte inferior de los pechos que se irán disminuyendo con el tiempo, pero que quedarán de forma permanente.

La recuperación es diferente en cada mujer, pero por lo general en un periodo de 3 a 6 semanas podrán retomarse todas las actividades cotidianas, aunque el resultado final de cicatrización será visible al cabo de un año, cuando las cicatrices comiencen a ser menos visibles y los pechos lleguen a la posición final. Es importante que las mujeres que estén planeando quedar embarazadas pospongan la cirugía para corregir los senos caídos hasta después del proceso, pues pueden perder los resultados obtenidos con la intervención.